óptica

Nuestros últimos artículos han ido de problemas y situaciones que genera el verano. Seguimos con esa línea argumental hablando del cloro y su efecto en nuestros ojos. En esta época estival aumentan las visitas a la piscina tanto para practicar deporte como para disfrutar de un día soleado. Una circunstancia con la que hay que tener cuidado para no dañar la vista.

El cloro puede crear irritación en ojos, piel y vías respiratorias.

El cloro es un elemento químico que se utiliza en las piscinas para mantenerlas limpias evitando riesgos de infecciones. Sus componentes desinfectantes en contacto con los ojos provocan una irritación por la que se nos ponen rojos.

La conjuntivitis se convierte en el principal problema para nuestros ojos

El cloro junto a componentes externos que nos encontramos en la piscina como cremas, sudor, saliva, orina, etc, es nocivo para los ojos. Por eso, se recomienda ducharse antes y después del baño, utilizar un gorro y gafas acuáticas que protejan las pupilas. No llevar a cabo estas precauciones pueden derivarse en problemas oculares como la conjuntivitis.

La conjuntivitis es una inflamación de la conjuntiva de los ojos causada por virus, bacterias o una alergia.

En nadadores se suele producir la conjuntivitis por la bacteria clamidia. Un germen que sobrevive a la actuación del cloro y que provoca la irritación en los ojos. Asimismo, las radiaciones ultravioletas también son perjudiciales para nuestra vista, y más en piscinas.

Los principales síntomas de la conjuntivitis son picor, ojos irritados, inflamación de los párpados o enrojecimientos de los ojos. Su tratamiento debe ser prescrito por un especialista. Una conjuntivitis mal tratada puede derivar en afecciones de mayor tamaño como una infección de córnea. Por lo que es necesario ir al oftalmólogo para tratar dicha infección ocular.

Nuestro servicio de Oftalmología estudia las enfermedades y cirugías del globo ocular. Se encargará del diagnóstico de enfermedades, trastornos y dolencias. Una de las recomendaciones que nos dan desde la especialidad es que no se utilicen lentillas en piscina por las posibles infecciones que se puedan contraer.

Write a comment:

Your email address will not be published.

57 − 54 =

Curbelo Salud. 2018 © Copyright