gafas de sol

La respuesta es clara: salud. Pero hoy en día, disponemos de una amplia colección de gafas de sol, con las que iremos a la moda y a la vez nos servirán para proteger nuestros ojos. No vale cualquier gafa, las lentes tienen que ser homologadas. Los cristales en su proceso de fabricación deben pasar ciertos controles para que realmente nos protejan del sol.

Hay distintos tipos de filtros, y eso también debe especificarse cuando compramos la gafa, en un papel adjunto. Es muy importante proteger nuestros ojos de las radiaciones nocivas que nos llegan del sol, más teniendo la suerte de vivir en Canarias, en donde gozamos de sol prácticamente todo el año.

Nuestro cuerpo dispone de mecanismos de defensa ante el sol, como por ejemplo semicerrar los ojos cuando el día está soleado o que la pupila se hace más pequeña.

Estos mecanismos sólo se activan cuando la radiación es visible pero ante las radiaciones invisibles ni nos damos cuenta. Parte de esta radiación es absorbida por el ojo, sobre todo cuanto mas jóvenes son, por eso también los más pequeños deben utilizar gafa de sol. Sus ojos están totalmente limpios por dentro y son los más susceptibles a la absorción de radiación. No debemos olvidar que toda esta luz que nos llega se acumula a lo largo de la vida, por eso, cuanto antes empecemos a usar gafas de sol, mejor.

Lo mismo ocurre cuando nuestros ojos son sometidos a la cirugía de catarata. Con la edad, el cristalino se ensucia se vuelve cada vez más oscuro y, por eso, cada vez vemos peor. Que el cristalino sea más opaco hace como de tapón para la luz solar, y no nos pasa tanta luz, pero cuando nos operan de cataratas, nos ponen un cristalino nuevo, totalmente limpio, por lo que los rayos volverán a pasar a través de nuestro ojo, sin ningún tipo de obstáculo, así que nos molestará más el sol. También es muy importante usar gafas de sol después de esta cirugía.

Hay muchos colores, muchos filtros, lentes polarizadas, filtros terapéuticos, es decir, hay un color específico para un grupo determinado de consumidores. Lo importante es comprar la gafa en un establecimiento autorizado, donde el profesional que les atiende les indique que es lo mejor para su salud ocular.

Unas lentes oscuras que no hayan pasado ningún control sanitario no absorben rayos ultravioleta. Tendremos la sensación de menos luz por lo que no se activarán los mecanismos de defensa y estaremos más expuestos al sol.

Necesitamos unas gafas que cumplan dos requisitos:

  • Que nos disminuyan la sensación de claridad
  • Que nos protejan del sol como si de una crema con alto factor de protección se tratara.

La radiación se acumula en el ojo y a lo mejor pasan muchos años hasta que podamos ver los efectos tan poco saludables que la luz solar provoca en nuestros ojos. Cualquier duda que tengas acerca de adquirir unas gafas de sol adecuadas consulta a nuestros especialistas en Curbelo Óptica.

Write a comment:

Your email address will not be published.

− 5 = 5

Curbelo Salud. 2018 © Copyright