dermatitis atópica

La dermatitis atópica es una alteración de la piel crónico y prolongado. Se caracteriza por la piel seca e irritable que progresa hasta el picor, el enrojecimiento y las erupciones que pueden segregar líquido. Los eccemas suelen aparecer en bebés o niños pequeños. Es una afección crónica y hereditaria.

Se puede prevenir en niños con padres que presenten eccemas, asma o rinitis alérgica.

Las principales causas de los primeros síntomas son tener otras alergias, estar en contacto con sustancias irritantes (lana, detergentes, jabones, perfumes, etc…), estrés o cambios de temperatura.

Síntomas y tipos de dermatitis atópica

Aunque es reconfortante el rascado de las lesiones se debe de tener cuidado toda vez puede crear heridas. El sangrado e incluso la infección dificulta la mejoría de la dermatitis atópica. Su aparición puede ser continua o de manera alterna. Los síntomas más habituales son:

  • Una piel seca acompañada de un picor intenso.
  • Una dermis inflamada y roja.
  • Pequeños bultos que con el rascado liberan líquido.
  • Con un eccema crónico la piel puede llegar a estar muy inflamada.

Los tipos de dermatitis atópicas van en función de la edad. Podemos encontrarnos:

  • Dermatitis del lactante.

Tal como se presenta la dermatitis atópica hace pensar que es más grave de lo que es. Su localización suele ser en la cara, el tronco y las piernas. Se presentan con parches rojos que exudan y pican, pudiéndose infectarse por el rascado inconsciente del bebé. Suelen desaparecer antes del año y medio.

  • Dermatitis atópica infantil.

Se suelen presentar en los pliegues de la piel ya que por su falta de aireación son zonas muy húmedas perfectas para este tipo de afecciones. El picor es muy intenso lo que favorece para el rascado y la aparición de heridas.

  • Dermatitis del adulto.

La dermatitis atópica se muestra en una piel muy seca y dura a la vez que inflamada en forma de costra. El rascado favorece a que se rompan estas placas apareciendo grietas dolorosas y pérdida de piel. Sus zonas más frecuentes son en la nuca, las manos y los pies, muñecas, etc.

Tratamiento de la dermatitis atópica

La dermatitis atópica no tiene cura pero si se puede tener controlada. Una de las cosas más importantes si se sufre esta afección es tener la piel bien hidratada. La clave para tener bajo control los síntomas es la aplicación de corticoides tópicos por medio de crema, pomada o loción. El médico será el especialista adecuado para elegir el adecuado en función de la edad, la zona en la que se encuentra y la fase en la que se encuentre el eccema.

También podemos encontrar otros tratamientos como los antihistamínicos (alivian el picor), inmunomoduladores tópicos (usado en dermatitis atópica infantil) o en forma de antibiótico cuando los eccemas están infectados. De cualquier forma en Curbelo Salud encontrará lo que necesite para tener controlado los brotes. Siempre asesorado por el farmacéutico y su médico especialista. Cuidamos de su salud desde 1977.

dermatitis atopica

 

 

 

Write a comment:

Your email address will not be published.

8 + 2 =

Curbelo Salud. 2018 © Copyright