PALEODIETA

Antes de que el ser humano comenzara a cultivar la tierra y desarrollar la ganadería, se alimentaba principalmente a través de la caza y la recolección de frutas y vegetales. Hace 25 años, en Estados Unidos, surgió la paleodieta, una forma de nutrición que imita la dieta que mantenían nuestros antepasados del paleolítico.

La paleodieta se basa en la teoría de que los genes del hombre se han estructurado siguiendo una dieta muy distinta de la que ahora llevamos, por lo que nuestros genes aún no están adaptados a este cambio. Esta circunstancia puede estar detrás de patologías relacionadas directamente con la alimentación, como la obesidad, la hipertensión o la diabetes.

La genética es una de las claves para entender el sentido de la paleodieta.

Los genes se han ido modificando con nuestro desarrollo, pero las condiciones ambientales de esta época someten al organismo, que reacciona con la enfermedad, a un mayor estrés.

¿Cuál es el fin de la paleodieta?

Este tipo de nutrición busca mejorar la salud a través de los alimentos de la era del paleolítico: frutas, verduras, raíces, tubérculos, aceites y frutos secos. Las carnes magras, los huevos y el pescado son las comidas de origen animal. Es cierto que seguir este régimen en la actualidad es caro, pero tiene ventajas muy importantes: la primera de ellas, y la más obvia, es que se come de forma mucho más natural.

Los alimentos procesados y las grasas saturadas están prohibidas, así que nuestra salud puede mejorar notablemente.

El aporte vitamínico se consigue gracias a las frutas y verduras, que además aportan minerales y fibra. Las grasas saludables, que salen de los frutos secos, son el complemento que falta.

El cuerpo con todos estos cambios se vuelve más alcalino. Es decir, menos ácido, una de las claves para estar más sanos. Sin embargo, la paleodieta restringe ingerir lácteos y cereales, pero los dietistas afirman que no hay que obviar por completo estos productos. No hay por qué ser tan estrictos, pues también son beneficiosos para nuestro organismo. Además, a los deportistas les hace falta más energía que la que les proporciona la paleodieta, así que necesitarían adaptarla a sus necesidades.

La evolución de este modelo de nutrición en los últimos años ha sido muy grande. Hay mucha información publicada, libros, blogs, vídeos, conferencias, etc. Una anécdota: muchos famosos de Hollywood como Uma Thurman, Matthew McConaughey o Megan Fox la han seguido, lo que también ha contribuido a ponerla de moda. En resumen, la paleodieta es un mundo que hay que conocer, ya sea para acogerse a él, desecharlo, o aprovechar lo mejor que ofrece. Para cualquier duda consulta con Nutrición de Curbelo Salud y te daremos la información que necesites.

Write a comment:

Your email address will not be published.

+ 20 = 27

Curbelo Salud. 2018 © Copyright