La importancia de cuidar los oídos: consejos y hábitos saludables


El oído es un órgano especialmente importante que se encarga de la audición y de mantener el equilibrio del cuerpo. Su importancia se debe, además, a su directa participación en la comunicación humana y las relaciones interpersonales. Por ello, cuidarlo es una tarea esencial para la salud, sobre todo con el paso de los años. Tal y como explicamos en este artículo de blog, el ser humano va perdiendo la capacidad de audición de forma natural e irremediable con el tiempo.

¿Le gustaría mantener una buena salud auditiva? ¡Siga leyendo! 

¿Cómo funciona el oído?









Imagen: Lars Chittka; Axel Brockmann, CC BY 2.5 , vía Wikimedia Commons

El sonido capturado por el pabellón se propaga por el conducto auditivo hasta el tímpano. El papel del oído externo es focalizar los sonidos y facilitar la localización de la fuente sonora.

En el oído medio, el tímpano vibra y activa los huesecillos (martillo, yunque y estribo). Las palancas formadas por estos huesecillos permiten amplificar el sonido sobre unos 25 dB (decibelios).

El estribo golpea el oído interno y hace vibrar el líquido que se encuentra en su interior. Las células ciliadas, parecidas a pequeñas bandas, se estiran con la vibración.

Las células ciliadas reaccionan a una determinada frecuencia (grave, medio, agudo). Un oído sano es capaz de discernir 20.000 frecuencias.

Las células ciliadas están conectadas a una sucesión de nervios que transmiten la señal al cerebro.

Estos vínculos o uniones entre los nervios necesitan estimularse de forma regular para funcionar correctamente. No siendo así, el mensaje sonoro llega deformado al cerebro.

Los hábitos saludables más importantes para los oídos


 Controlar el volumen del sonido 

Poner demasiado alto el volumen de la televisión o de la música no es recomendable para los oídos. Las consecuencias de escuchar ruidos o música muy alta pueden ir desde la aparición de problemas para la memoria y el aprendizaje (en niños) hasta la hipoacusia o sordera en casos muy graves. La pérdida auditiva se acumula con el tiempo y es indolora, por lo que es posible darse cuenta de la existencia de daños en el nervio auditivo del oído muy tarde.

Aquellas personas que trabajan en un sector relacionado con la música o en espacios donde se producen ruidos fuertes, ya sean camareros en bares nocturnos, músicos, asistentes de concierto, obras, industria, etc., deben prestar especial atención y acudir al médico especialista con mayor regularidad. 

Recomendaciones:

  • No subir el volumen más del 60% del total.

  • Utilizar la protección adecuada en aquellos trabajos peligrosos para el oído.

  • No abusar de los auriculares. Evitar superar su uso más de 60 minutos al día y por encima del 60% del volumen.

 Otitis en verano: precaución para bañarse en la playa y en la piscina

El verano es temporada de baños y, con ella, temporada de infecciones auditivas. Pasar muchas horas en el agua es una de las causas más comunes de la aparición de otitis, una infección muy común en la que se produce una inflamación del oído medio, ubicado en la parte posterior al tímpano. Es habitual, sobre todo, en niños, quienes suelen pasar bastantes más horas en el agua que los adultos. 

Recomendaciones:

  • Procurar ir a playas con el agua más limpia posible.

  • Evitar baños muy largos (más de 1 hora).

  • Secarse bien al salir del agua con una toalla limpia y con suavidad.

  • No utilizar bastoncillos. En caso de infección, estos podrían agravarla.

  • Si no hay antecedentes, no es necesario utilizar tapones (podría ser contraproducente). No obstante, si hay antecedentes de infección y el médico lo ha prescrito, usar tapones a medida ayudará a reducir las posibilidades de recaer.

 Acudir al otorrinolaringólogo

Si tiene molestias en nariz, garganta u oído debe acudir al otorrinolaringólogo. Las manifestaciones más comunes son:

  • Dolor constante en el oído.

  • Sensación de pérdida auditiva.

  • Zumbidos y pitidos.

  • Vértigo.

  • Ronquidos.

  • Pérdida de olfato.

  • Sangrado por la nariz regular.

  • Dificultad para tragar.

  • Ganglios muy grandes.

No obstante, aunque no presente ningún síntoma y sus oídos estén bien, es recomendable acudir al otorrino una vez al año para hacer una revisión y prevenir enfermedades. Sobre todo, los fumadores, bebedores de alcohol, nadadores y trabajadores expuestos a ruidos muy altos son grupos de riesgo que deben prestar más atención aún a su salud auditiva.

 No utilizar bastoncillos de algodón

Lo oídos son capaces de autolimpiarse, por lo que introducir bastoncillos o cualquier otro objeto puede dañarlos e, incluso, provocar raspaduras o traumatismos en el tímpano. Lo único necesario para limpiar los oídos es lavar las orejas por fuera, siendo suficiente el agua y jabón que nos cae cuando nos lavamos la cabeza en la ducha.

Si tiene un tapón de cera, debe acudir al médico especialista para eliminarlo. Nunca debe tratar de quitarlo por su cuenta, automedicarse con gotas u otros medicamentos. Hay dos métodos para su eliminación:

El otorrino, con ayuda de un microscopio, lo extraerá manualmente.

A través de una jeringa, el otorrino introduce una gran cantidad de líquido (agua o suero fisiológico) para que su presión expulse el tapón. Este método también es conocido como irrigación del conducto auditivo.


Recuerde que los hábitos del presente definirán la salud del futuro. Si lleva a cabo estos consejos para la salud auditiva, mantendrá sus oídos sanos muchos más años. De la misma forma, si usted lleva audífonos, debe saber que en Curbelo Salud somos expertos en audiología, por lo que si necesita un asesoramiento profesional y personal no dude en contactar con nosotros y le ayudaremos en la configuración remota para que pueda realizarla desde Argentina.

¡En Audiología Curbelo no hacemos oídos sordos!


Fuentes utilizadas:

WEBCONSULTAS, Cómo limpiarse los oídos

SABER VIVIR TVE, Abusar de los auriculares puede dañar tus oídos

Plantillas y órtesis: tratamiento de las patologías más comunes del pie