Problemas de visión más comunes: cuáles son, síntomas, causas y tratamiento


El 26 de febrero de 2021, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó en el centro de prensa de su página web datos abrumadores acerca de la ceguera y la discapacidad visual: alrededor de 1.300 millones de personas en el mundo afrontan algún tipo de deficiencia visual. Es decir, casi el 20% de la población mundial.

En concreto, el 25% de la población total de Argentina posee algún tipo de discapacidad visual, según el Estudio Nacional sobre el Perfil de las Personas con Discapacidad realizado en 2018 por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). De ese porcentaje, un 3,6% no puede ver y un 96,4% tiene mucha dificultad para ver. Además, el grupo de edad de 15 a 64 años presenta, en su mayoría, dificultad solamente visual, siendo esta la segunda dificultad más prevalente en este país, seguida de la dificultad motora.

Problemas visuales más comunes


 Miopía

La miopía es un trastorno visual caracterizado por ver con claridad los objetos cercanos y ver borrosos los elementos más distantes. La imagen de un punto lejano se forma por delante de la retina, provocando que se vea borroso, ya que el ojo no tiene ningún mecanismo para hacer retroceder la imagen hasta la retina.

Síntomas:
  • Visión borrosa al intentar enfocar objetos lejanos

  • Mejora de la visión lejana al entrecerrar los ojos

  • Dolor de cabeza

  • Mareos

  • Correcta visión de cerca

 Hipermetropía

La imagen de un punto lejano se forma por detrás de la retina, pero el cristalino es capaz de realizar un esfuerzo acomodativo para llevar esta imagen hacia adelante, es decir, hacia la retina. No obstante, recordemos que en esta posición el cristalino debería estar relajado, por lo que este esfuerzo que está realizando nos podría pasar factura al final del día o con el paso de los años, dependiendo de la magnitud de la hipermetropía. Es por ello por lo que muchos hipermétropes leves ven bien de lejos y sin gafas.

Síntomas:
  • Visión borrosa al intentar enfocar objetos cercanos

  • Correcta visión de lejos

  • Dolor de cabeza

  • Picor de ojos

  • Fatiga ocular

 Astigmatismo

Se trata de una alteración ocular producida por la asimetría de la córnea (capa externa y transparente) del ojo. Al entrar la luz en el ojo, un punto de la retina enfoca más que otro y, por lo tanto, genera problemas para enfocar adecuadamente los objetos, dando lugar a una visión borrosa y algo distorsionada.

Las causas de esta patología son, generalmente, hereditarias y presentes desde el nacimiento. Su origen aún es desconocido y puede aparecer en ciertas circunstancias de la vida, tales como un accidente, una lesión, un traumatismo, etc. Sin embargo, al contrario que otras muchas dificultades visuales, esta no proviene del exceso en el uso de pantallas. 

Síntomas

Cabe destacar que muchos astigmatismos son casi imperceptibles y no producen ninguna afección en la visión. En los casos más graves, el síntoma más claro de esta patología es la visión borrosa de los objetos, tanto cercanos como lejanos. Además, otras señales comunes son la sensación de cansancio en los ojos y dolor de cabeza en tareas como lectura o estudio.

Por ello, teniendo en cuenta que los síntomas son diversos en relación a la edad y el tipo de astigmatismo, podemos hacer un resumen con los principales síntomas:

  • Visión borrosa y distorsionada de elementos lejanos y cercanos

  • Fatiga y cansancio en los ojos

  • Dolor de cabeza

  • Mover la cabeza para enfocar mejor

  • Picor en los ojos


 Vista cansada o presbicia

Esta afección es un defecto refractivo debido a la falta de elasticidad del cristalino. Este suele aparecer alrededor de los 40 o 45 años de edad, siendo un proceso degenerativo natural. Para entender cómo se produce, debemos entender el cristalino como el ‘’zoom’’ de una cámara de fotos, encargado de contraerse para enfocar los objetos cercanos. Con el paso de los años, el cristalino pierde elasticidad, dando lugar a la presbicia.

Síntomas
  • La persona tiende a extender los brazos para enfocar los objetos.

  • Dificultad para enfocar de cerca.

  • Dolor de cabeza o cefalea.

  • Cansancio o picor en los ojos.

  • Lagrimeo.

Tratamiento

La vista cansada no se puede prevenir, ya que es una dificultad visual relacionada con el paso del tiempo. Sin embargo, se pueden corregir sus efectos con el uso de lentes correctoras diseñadas para cada paciente de forma personalizada y adaptada a sus dificultades visuales.

 Ojo seco

El ojo seco es una patología crónica, causada por la falta de lubricación de la superficie ocular, bien sea por falta de lágrima o por una mala calidad de esta, aunque sea abundante. Es una patología muy molesta que limita la vida cotidiana de quien la padece.

Síntomas:
  • Picazón y quemazón en los ojos.

  • Sensaciones dolorosas.

  • Sensación de sequedad.

  • Pesadez en los parpados.

  • Ojos rojos.

  • Fotofobia.

  • Sensación de arenilla en el ojo.

  • Visión borrosa.

Factores asociados:

  • Uso de pantallas electrónicas

  • Uso abusivo de lentillas

  • Edad (mayores de 45 años)

  • Sexo (se da más en mujeres)

  • Aires acondicionados

  • Fumar

  • Condiciones generales de salud

  • Ciertos medicamentos

  • Parpadeo incompleto

  • Cirugía refractiva

Tratamiento:

El ojo seco, al ser una patología crónica, no tiene tratamiento, solo el uso de ciertas sustancias para aliviar su efecto. En función del tipo de ojo seco, se determinará un tratamiento u otro.

  • Lagrimas artificiales

  • Cambio de estilo de vida

  • Sustancias tópicas (gotas, cremas, pomadas…)

  • Cierre del conducto lagrimal

La mayoría de estas afecciones mencionadas pueden corregirse con gafas o lentes de contacto. Sin embargo, en cualquier caso, se recomienda acudir a un médico especialista desde la aparición de los primeros síntomas. Así, se podrá realizar un diagnóstico preciso para su posterior y adecuado tratamiento. Las pruebas más comunes que los especialistas llevan a cabo son una evaluación ocular general, un test de agudeza visual, un examen de refracción y otro de retina.

HÁBITOS SALUDABLES

Entre los hábitos que podemos llevar a cabo para mantener una buena salud visual destacan: 

  • Proteger los ojos del sol mediante gafas de sol.

  • Anteponer la luz natural antes la artificial.

  • No excederse con el uso de pantallas (smartphones, ordenadores, etc.).

  • Llevar una dieta rica en nutrientes. Especialmente, las vitaminas A y C son esenciales para el buen funcionamiento de la retina.

  • Evitar presión arterial alta.

  • Visitar de forma periódica a un profesional.

Ante la duda de si padece cualquiera de estas patologías, la mejor opción será visitar a su óptico u oftalmólogo de confianza. En Óptica Curbelo, disponemos del material necesario, los conocimientos y los profesionales cualificados para detectar la presencia de cualquier posible anomalía en el sistema ocular de nuestros pacientes.

Asimismo, otro problema muy común es la pérdida de audición y en Audiología Curbelo somos expertos en tratarla. En el caso de tener esta dolencia, en Curbelo ofrecemos asesoramiento remoto, en el que nos ocuparemos de la configuración de los audífonos, garantizando una asistencia eficaz durante este proceso. Para más información, no dude en contactarnos


Fuentes utilizadas: 

Curbelo Óptica

REDACCIÓN MÉDICA, Miopía: causas, síntomas y tratamiento

FAROS - Hospital Sant Joan de Déu, Hipermetropía y astigmatismo: causas, síntomas y tratamiento

IMO – Instituto de Microcirugía Ocular, ¿Qué es la presbicia o vista cansada y qué síntomas tiene?

EGARSAT, Consejos para mantener una buena salud visual


La pérdida de audición: un fenómeno natural e irreversible